OH! NOOOO… CARIES!!

Hoy en día existe un alto índice de niños con caries desde edades “muy tempanas”. Es la afección oral más frecuente y representa un serio problema de salud comunitaria en todo el mundo.

Se trata de una enfermedad infecciosa que se puede prevenir y que es causada por diferentes tipos de bacterias que viven en la boca. Los “bichitos” se adhieren a la capa de los dientes y se alimentan de lo que comemos, especialmente del azúcar (inclusive el de las frutas) y del almidón cocido (pan, patatas, arroz, pasta, etc.). Aproximadamente 5 minutos después de comer o beber algo, las bacterias comienzan a producir ácidos que pueden destruir la superficie de nuestros dientes, teniendo como resultado la temida caries.

Las principales causas del repunte de caries son la falta de higiene y el incorrecto cepillado, pero también los estilos de vida actuales: cambio de alimentación (incremento en el consumo de bebidas azucaradas y azúcares refinados) y la frecuencia de comidas.

CONTAGIO DE CARIES EN NIÑOS: DE MADRES A HIJOS

Las investigaciones demuestran que los niños no nacen con las bacterias que causan la caries, sino que contraen la infección de la persona que los cuida, principalmente de la mamá. Si alguna vez ha tenido una caries, transporta las bacterias; si además, no está curada, el nivel de infección es alto y el contagio más sencillo. Por esto, es importante acudir al destista desde el embarazo para mantener la boca sana.

Las bacterias se pasan a través de la saliva y esto puede ocurrir antes de que aparezcan los primeros dientes. Muy importante:

  • Evitar compartir cucharas y tenedores con el bebé.
  • Usar agua para limpiar el chupete en lugar de limpiarlo en la boca.

PROCESO:

La primera fase de la caries es la mancha blanca, paso previo a que se forme “el agujero negro”. Aparece en los dientes de delante, pegada a la encía. Esta lesión es reversible si la detectamos a tiempo, por este motivo, es muy importante acudir al odontopediatra regularmente.

Caries en niños

En situaciones avanzadas los dientes se destruyen completamente dejando solo la raíz.

Caries en niños

ALIMENTACIÓN:

La dieta juega un papel fundamental. Muchas madres piensan que sus hijos no van a tener caries porque no comen chucherías ni chocolate. Sin embargo, muchas veces éste no es el principal problema, ya que las chuches suelen tomarlas días y en horas concretas. Es más perjudicial ciertos alimentos que consumimos habitualmente y la frecuencia con la que los tomamos: los zumos de bote, los zumos naturales con azúcar, el pan de molde o cualquier tipo de galleta supera la cantidad de azúcar que recomienda la OMS para una correcta salud.

RECOMENDACIONES:

Es importante valorar el tipo de alimento y sobre todo la frecuencia. Comer a poquitos cada hora aumenta la posibilidad de tener caries. Debemos hacer únicamente 5 comidas al día, no picotear seguido. También debemos tener en cuenta la consistencia: los líquidos son los peores, luego los pegajosos y finalmente los sólidos. Básicamente, las claves serían:

  • Inculcar tomar alimentos no cariogénicos a la hora de picar (la sacarosa es el más cariogénico de los sustitutos del azúcar y la lactosa, el menos)
  • Disminuir la frecuencia de bebidas azucaradas.
  • Cepillarse después de cada comida.
  • Acudir al odontopediatra regularmente para hacer seguimiento.

¿CÓMO PREVENIR LA CARIES EN NIÑOS?

La prevención de caries en niños empieza durante el embarazo. Las mamás deben intentar mejorar su alimentación desde el tercer trimestre y cuidar la dieta del niño durante su primer año de vida.

HIGIENE:

Cepillar mínimo dos veces al día los dientes (mañana y noche) durante 2 minutos y con pasta. La cantidad de flúor que contiene la pasta la pautará el odontopediatra en función del riesgo de cada niño (no menos de 1000 ppm de flúor; en casos de riesgo, 1500 ppm).

El cepillado tendrá que ser supervisado por los padres hasta los 8 años aproximadamente (dependiendo de la destreza manual de cada niño).

Lo importante es la cantidad de pasta que se usa:

  • de 0-2 años: manchar el cepillo
  • de 2-3 años: tamaño lenteja
  • de 3-5 años: tamaño guisante

Más noticias

Bebidas que mejoran nuestra salud bucal

El agua es la mejor bebida que podemos tomar para gozar de una buena salud. Dos litros al día nos ayudan a hidratarnos, a limpiar nuestro organismo, en definitiva, a estar bien tanto por dentro como por fuera. Esta es

¿Te cepillas correctamente los dientes?

Sí, hemos hablado varias veces del tema pero por su importancia no dejaremos de insistir. Porque saber cepillarse bien los dientes es más complejo de lo que uno pueda sospechar. ¿TE HAS PREGUNTADO ALGUNA VEZ SI TÚ LO HACES BIEN?

Ortodoncia Invisalign en A Coruña

La técnica Invisalign constituye la última incorporación técnica al tratamiento ortodóncico y supone un cambio radical en su concepción, ya que carece de alambres, brackets y otras piezas móviles. Solución estética al ser transparente y apenas perceptible por las personas