Besos para la salud dental

1280px-Beso_en_la_noche2-300x300

El momento que todos estábamos esperando ha llegado, al fin han descubierto la forma más placentera de cuidar nuestra salud dental.

Todos conocemos lo maravilloso y beneficioso que es para nuestra salud el darse un gran beso, de esos de película, ya que contribuye a la disminución de la presión arterial, elimina dolores de cabeza, calambres, nos llena de hormonas de la felicidad… pero ¿cómo ayudan los besos a nuestra salud dental?
El secreto que guardan los besos para nuestra salud oral viene dado por un aumento de la salivación, logrando así aportar beneficios a nuestros labios, nuestros dientes y toda nuestra masticación.

Beneficios de los besos:

1. El odontólogo Dr.Mathew Messina (American Dental Association) ha escrito y hablado mucho sobre cómo este aumento de la salivación provoca una disminución de las bacterias que se encuentran en la placa de nuestros dientes y espacios interdentales.
2. Los besos tienen más adeptos, Heidi Hausauer de worldental.com, dice que “el beso es la naturaleza misma del proceso de limpieza” esto se debe a los beneficios que aporta también a nuestras encías.
3. El intercambio de fluidos salivares que ocurren durante el beso genera nuevos anticuerpos contra bacterias externas que son causantes de problemas dentales.
4. Nuestra saliva está cargada de iones de calcio y fosfato que tienen la función de ocupar aquellos espacios que quedan libres y que provocan la corrosión del esmalte de nuestros dientes.
5. Las endorfinas generadas durante ese beso apasionado, te ayudarán a sobrellevar el dolor de muelas, ya que esta sustancia está considerada como un tipo de morfina natural. Esto no quiere decir que no visites al dentista, pero te ayudará a sobrellevar el tiempo hasta el momento de la cita.
6. La saliva contribuye a la remineralización de nuestra dentadura, lo que ayudará a la reparación de nuestros dientes en las primeras fases de una caries.

Creo que tenemos motivos de sobra para sumirnos en un beso de esos de escena final, con fuegos artificiales y la cámara girando a nuestro alrededor.
Un beso no sustituye las visitas a nuestro centro dental de confianza o a nuestros cepillados diarios, pero sí que es un placentero enjuague bucal para disfrutar cuidando nuestros dientes..

Related Posts