Cómo conseguir unas encías sanas

sonrisa_encias-300x300

Unas encías sanas son fundamentales para mantener una buena sonrisa. Cuando no están sanas, las encías pueden causar la pérdida de dientes. Además, sin unas buenas encías los tratamientos de estética dental como las carillas dentales o los implantes dentales perderían parte de su efecto. Es por ello que los dentistas aconsejan llevar a cabo una serie de rutinas alimenticias y de higiene bucal. Describimos aquellas que recomienda toda clínica dental que se precie.

Alimentación

Una dieta equilibrada es fundamental para la salud dental. Con seguirla ya consumiremos buena parte de los nutrientes que se necesitan. Sin embargo, conviene hacer hincapié en varios alimentos imprescindibles. Los odontólogos tienen claro que el calcio y el fósforo son muy importantes para la salud oral. Por ello, debemos consumir diariamente leche y derivados de la leche para el aporte de calcio. Alimentos como el huevo, el pescado y las legumbres son muy ricos en fósforo.

Además, no hay que olvidarse de las vitaminas. Sobre todo de la vitamina D, ya que facilita la absorción del calcio y el fósforo. La podemos encontrar en los pescados azules, la leche y sus derivados. También es imprescindible la vitamina C, disponible especialmente en cítricos como el limón y la naranja, el kiwi y el tomate. La vitamina A que podemos encontrar, por ejemplo, en el pescado azul, zanahorias, tomate, albaricoques y melocotones. No menos importante es la vitamina B, disponible en el hígado, los huevos y la levadura de cerveza.

Higiene oral

Lo recomiendan en todo centro dental porque es un básico. Es importante cepillarse bien los dientes, lengua y encías después de cada comida. Un buen cepillado debe durar al menos dos minutos y debe ir acompañado del uso de hilo dental para llegar allí donde no llega el cepillo.

Es importante renovar el cepillo periódicamente cada tres meses para que no acumule bacterias.

Hidratación

En general, es recomendable tomar de 8 a 10 vasos de agua al día para mantener una buena hidratación pero para la salud dental esto es fundamental ya que estimula la producción de saliva, que nos protege frente a las caries.

Haz revisiones periódicas

Visita a tu clínica dental para que el dentista pueda realizar controles periódicos y detectar cualquier problema a tiempo.

Pídele a tu odontólogo que te explique las diferencias entre una encía sana y una enferma. Además, realiza al menos, una limpieza bucal al año.

Olvídate del tabaco

Fumar es muy perjudicial para nuestra boca porque disminuye la cantidad de saliva de nuestra boca y reduce la capacidad que tiene la boca de combatir las infecciones.
Además, el tabaco puede producir cáncer oral, con lo que conviene tener cuidado. Si aún no lo has dejado, aquí tienes un buen motivo para hacerlo.

Acude a tu centro dental para realizar una revisión y preguntar todas las dudas.

Related Posts