GINGIVITIS: CUANDO LAS ENCÍAS SANGRAN

 Dentista Araújo Smartdental

Tener las encías inflamadas es una de las causas más comunes para acudir a una consulta odontológica. Las molestias, el sangrado o la inflamación son algunos de los problemas que afectan al soporte de nuestras piezas dentales.

Cuando esto ocurre el dentista diagnostica un problema de gingivitis causado por bacterias o por acumulación de sarro al que hay que plantar cara por el bien de nuestra salud bucodental.

La gingivitis no es un tema de difícil solución, es más, el 90% de los españoles han sufrido o sufrirán algún episodio de este tipo en su vida.

Lo grave es cuando no se trata, la enfermedad progresa y se forman bolsas periodontales.

Entonces la cosa se pone seria porque los daños pueden afectar a la estructura ósea o a los tejidos que sostienen nuestros dientes de forma irreversible. Llegados a este punto, hay que hablar de periodontitis y esas son palabras mayores porque existe infección activa y pérdida de hueso.

La realización de una limpieza profunda mediante un curetaje o incluso algún tipo de cirugía periodontal es necesaria para eliminar esa placa que se adhiere a las piezas de nuestra boca cuando la cosa se ha complicado.

Para ello, lo aconsejable es ponerse en manos de un dentista especializado en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedad periodontal, llamado periodontista, porque la pérdida de hueso no se recupera de forma natural y hay que recurrir a técnicas avanzadas en periodoncia y regeneración  para aumentar nuestra disponibilidad ósea.

Soluciones las hay pero, como nunca nos cansaremos de repetir, siempre es mejor prevenir.

Seis reglas para mantener tus encías sanas

  • Acudir periódicamente a revisión con tu dentista de confianza cada 6 meses.
  • Mantener una higiene adecuada: cepillarse 3 veces al día, usar seda dental, raspador lingual, pudiendo hacer uso de un enjuague libre de alcohol como complemento.
  • Seguir una dieta rica y variada y reducir la ingesta de azúcares, evitando picar entre horas si no hay posibilidad de un cepillado posterior.
  • Evitar refrescos y dulces industriales, sustituyéndolos por fruta.
  • Regular o eliminar el consumo de alcohol y tabaco.
  • La detección precoz es fundamental. Ojo si tus encías están enrojecidas, sangran durante el cepillado o notas un dolor agudo frente a ciertos estímulos. El mensaje es claro y la solución está en tus manos.

Nueva etapa en el blog dental de Araújo

Equipo Araújo Smart Dental

Pues sí…llevábamos demasiado tiempo callados. Sin noticias desde Araújo. Y no es que no tuviéramos nada que decir, ni las ganas suficientes. Al contrario.

La experiencia, nuestro día a día, da para contar muchas cosas relacionadas con la odontología. Os lo podemos asegurar. Hemos cambiado la vida a mucha gente. Con nuestro trabajo, con los tratamientos dentales que practicamos desde nuestras consultas, lo hemos logrado.

Y no lo decimos nosotros, son ellos los que, agradecidos, así nos lo comentan. Un ejemplo. Vivir con dolor es una tortura, ¿verdad? Pues simplemente, por daros un dato,  casi un 85% de los pacientes con cefaleas y mareos vienen con un diagnóstico erróneo de cefalea tensional o problemas cervicales.

No relacionan su sintomatología con una disfunción del aparato masticatorio o de la articulación témporo mandibular (ATM). Recorren especialistas, se someten a diferentes tratamientos y para su desesperación el problema sigue ahí. Pero se encuentran con nosotros y la cosa cambia.

Se corrige la mordida, se tocan los músculos, se realizan ajustes y con todo en su sitio el dolor desaparece. De estas y otras muchas cosas queremos hablar en nuestro blog. Para que estéis informados, para resolver vuestras dudas...

Tenemos nueva web, reestrenamos nuestro blog así que en

3, 2, 1…Despegamos.

Los dientes de oro

Debido a su alta consideración como metal precioso, el oro fue uno de los primeros metales utilizados para empastar caries o reponer los dientes caídos. Además del prestigio que estos otorgaban en algunas culturas, la verdad es que el oro ofrecía ciertas ventajas para dentista y paciente:

  • Se trata de un metal maleable, que se puede adaptar a cualquier forma que queramos darle.
  • No produce alergias.
  • No se oxida.
  • Tiene estabilidad térmica, es decir, no se dilata ni se contrae ante cambios bruscos de temperatura con lo que siempre quedaría daptado al diente.

Por esto y por lo fácil que resultaba de utilizar el oro se usó durante muchos años en odontología.

Sin embargo, con el tiempo, el cambios de modas y las innovaciones en odontología, el oro ha ido quedando relegado a un segundo plano cayendo en desuso en las clínicas dentales. Además del descubrimiento de nuevos materiales, algunas de sus desventajas han provocado que los dentistas dejen de utilizarlo:

  • Es caro. El precio del oro ha ido subiendo continuamente, por lo que su uso en odontología resulta extremadamente costoso.
  • Estéticamente ha dejado de considerarse como una muestra de prestigio o elegancia.
  • Requiere mucho más tiempo de trabajo por parte del dentista, lo que aumenta el coste y el tiempo invertidospor el paciente.
  • Resulta más complejo y dificulta el trabajo del odontólogo.

A pesar de estas razones, todavía a día de hoy nos encontramos de vez en cuando con dientes de este tipo.

Cosmética dental

La cosmética dental, también conocida como estética dental, es la aplicación de la tecnología científica para conseguir mejorar nuestra salud dental, funcionalidad de nuestras piezas dentarias y la estética bucal, traduciéndose en la mejora de la belleza de nuestra sonrisa.
El odontólogo especializado en este tipo de tratamientos es conocido, a menudo, como dentista cosmético.
Pero, ¿de qué tratamientos de odontología estamos hablando cuando nos referimos a cosmética dental? Vamos a hacer un recorrido por ellos.

1. Blanqueamiento dental:
El blanqueamiento, es el tratamiento estético dental más conservador, se basa en aclarar el tono de nuestros dientes sin modificar el color de las piezas dentarias. El blanqueamiento dental puede ser de varios tipos.
-El blanqueamiento dental interno:
Este tratamiento también es conocido como blanqueamiento de dientes no vitales, se realiza en casos donde otras técnicas no surtirían los efectos deseados, tiene que ser realizado por un dentista. El proceso consiste en la introducción de un producto blanqueador en el interior de la pieza dental.
-El blanqueamiento dental externo:
Este procedimiento puede desarrollarse mediante el empleo de dos productos (peróxido de carbamida y peróxido de hidrógeno)
• El tratamiento mediante peróxido de carbamida:
Se realiza en casa mediante la supervisión del dentista. Este proceso puede durar entre veinte días y un mes, dependiendo de las concentraciones en las que se encuentre el producto, durante este período se hará una visita al dentista semanal para comprobar la evolución.
• El blanqueamiento dental mediante peróxido de hidrógeno:
Se realiza en el clínica dental, ya que es un odontólogo especializado el que lo lleva a cabo. Su duración es aproximadamente de una hora.
-El tratamiento de blanqueamiento dental mixto:
Este procedimiento se compone de dos fases, el odontólogo realiza un primer tratamiento con peróxido de hidrógeno o de carbamida en una concentración alta. La segunda fase se realiza en casa baja seguimiento del dentista, su duración oscila entre tres días y un mes, dependiendo de los primeros resultados obtenidos en la clínica dental.

2. Restauración adhesiva (bonding):
Mediante esta técnica de cosmética dental, el odontólogo puede realizar la restauración de piezas dentales quebradas o que hayan sufrido fracturas. Mediante este procedimiento pueden ser cubiertos muchos de los desperfectos de nuestros dientes. El dentista aplica una capa adhesiva sobre la pieza dental a tratar, esculpiéndola posteriormente para darle el aspecto deseado a nuestra sonrisa.

3. Carillas dentales:
Las carillas consisten en una fina lámina colocada en la parte externa de la superficie dental y que se pega a ésta mediante resinas o cementos especiales. A través de este tratamiento de odontología conseguimos tener la sonrisa que deseamos olvidándonos de dientes amarillos, pequeños, rotos…
Existen dos tipos de carillas dentales dependiendo del material con el que hayan sido realizadas.
Las carillas de composite: está técnica consiste en aplicar el material directamente sobre la superficie dental para posteriormente darle la forma deseada.
Las carillas de porcelana : consisten en unas pequeñas piezas de porcelana, fabricadas en un laboratorio, para ser posteriormente colocadas, por nuestro dentista, en la superficie de nuestros dientes. Este tipo de carillas nos otorgan una gran duración, resistencia en el tiempo, un color que se mantiene estable y buena aceptación por parte de las encías.

4. Implante dental:
El implante dental se utiliza para sustituir aquellos dientes que hayamos perdido, el procedimiento empleado es la fijación de una pieza dentaria artificial al hueso mandibular. Los resultados obtenidos mediante está técnica de cosmética dental quedan naturales y son mucho más difíciles de percibir que las sustituciones de piezas mediante dentaduras postizas.

5. Ortodoncia:
Se trata de un tratamiento de odontología que consiste en la recolocación de la posición de los dientes a través de fuerzas externas.
Existen distintos métodos para la realización de la ortodoncia, en tu clínica dental te dirán cual es el más adecuado para tu caso.
• La ortodoncia removible:
Es aquella que podemos sacar de la cavidad bucal sin necesidad de acudir al dentista. Muchas veces este tipo de ortodoncia se utiliza como una segunda parte del tratamiento después de un periodo con una ortodoncia fija.
• La ortodoncia fija:
Se trata de un tipo de ortodoncia que necesariamente tiene que ser retirada por un odontólogo, comúnmente es conocida como brackets. Hoy en día la tecnología ha avanzado para poder ofrecer soluciones mucho más discretas y estéticas al paciente.
• La ortodoncia estética:
Busca la efectividad más alta combinada con las mejores prestaciones estéticas. Este tipo de ortodoncia puede ser fija o removible. La variedad fija cuenta con unos brackets cerámicos del color de la superficie dental, la ortodoncia removible estética también conocida como ortodoncia invisible consiste en unas férulas transparentes siendo apenas perceptibles de este modo proporcionan higiene y estética.

Si quieres informaron más en profundidad sobre estos tratamientos, o como solucionar alguno de los problemas dentales a los que te enfrentas en tu día a día, acude a tu clínica dental, tu dentista estará encantado de informarte y explicarte las mejores opciones de cosmética dental. Ya sabes, una sonrisa bonita es la mejor carta de presentación.

¿Cómo se lavan los dientes en otras culturas?

Si alguna vez habéis viajado por África o visto un documental de la zona, seguramente os preguntéis cómo consiguen mantener una sonrisa tan blanca y cuidada en países con un acceso tan limitado a los cepillos y las pastas dentífricas. ¿Cuál es el secreto para conseguir una higiene dental adecuada en los países menos desarrollados?

Un cepillo de dientes tradicional

El método habitual en el África sudsahariana, y popular en gran parte del planeta hasta hace algunos siglos, es el de utilizar pequeñas ramitas o varitas de madera. Se trata del llamado “palillo de mascar”.

Su uso consiste en buscar una rama blanda y de tamaño reducido que se masca hasta que las fibras del extremo se aflojan formando un cepillo irregular. Mientras seguimos este proceso, nuestra boca aumenta la producción de saliva y se estimula la circulación sanguínea en las encías, proporcionándonos protección ante las bacterias.

Una vez que hemos completado este primer proceso, utilizaremos el cepillo irregular para cepillarnos los dientes y remover la placa de sarro que se pueda haber acumulado.

No debemos pensar en esta rama solamente como cepillo, ya que en muchas zonas se utilizan las ramas y raíces de plantas cuyas propiedades antibacterianas y antimicóticas contribuyen a disminuir la formación de sarro. Incluso existen compañías que fabrican sus dentífricos tomando fibras y resinas extraídas de estas plantas.

Os dejamos un vídeo que explica muy bien el proceso:

¿Estaríais dispuestos a probar este cepillo de dientes rústico?

¿Cuál es la diferencia entre los implantes dentales y las carillas dentales?

Aunque tanto los implantes dentales como las carillas dentales están destinadas a mejorar la estética dental, no son lo mismo. ¿En qué consisten? Existen diferencias significativas entre cada técnica odontológica, vamos a analizarlas.

La implantología dental se lleva a cabo cuando el paciente necesita restaurar la pérdida de un diente después de una caries, fractura o enfermedad periodontal. Por tanto, la función del implante dental no solo es estética, también sirve para devolver la funcionalidad total a los dientes. En esta técnica el dentista coloca una raíz artificial de titanio en el hueso para que se integre en él para después poner la prótesis definitiva.

Por su parte, las carillas dentales se usan tan solo cuando existen problemas estéticos como pueden ser las manchas. En este caso, el odontólogo coloca una carilla en la parte frontal del diente que imita el esmalte natural del paciente. Los dentistas recomiendan usar carillas de porcelana pues su estética es mucho más natural que las de composite.

Para más información sobre estas técnicas, consulta en tu clínica dental de confianza.

El origen del implante dental

¿Alguna vez habéis oído hablar de los “dientes de Waterloo”? Echar la vista atrás es casi siempre sinónimo de sorpresa. Parece mentira que muchas de las cosas que descubrimos en el pasado hayan ocurrido en realidad. Veréis como el “implante dental” que conocemos nada tiene que ver con lo que fue en sus orígenes…

A la introducción del azúcar en Europa y la popularización de su consumo en el siglo XVII, se asoció un inevitable incremento de las caries, sumándose a la preocupante ausencia de higiene y los múltiples problemas dentales característicos de la época.

 

Como consecuencia lógica de esta situación, y con un fin orientado claramente a la estética dental y no a la salud (sus usuarios se los quitaban generalmente para comer), aparecieron los primeros implantes dentales. Estos artilugios consistían en una base elaborada en madera, marfil o porcelana sobre la que se insertaban dientes de animales, reos condenados a muerte o incluso procedentes de la profanación de algunas tumbas. Resultaba extremadamente difícil conseguir estos componentes, sin embargo, tras la batalla de Waterloo en 1815 se produjo una importante transformación: las piezas dentales abarrotaron los mercados, haciendo posible el acceso de la gente con poder adquisitivo a piezas de gran calidad, procedentes de individuos sanos. ¿Qué por qué? Pues porque a los 50.000 jóvenes soldados que fallecieron en combate se les extrajeron los dientes antes de enterrarlos.

Desde ese momento y durante algún tiempo se denominaba “dientes de Waterloo” a todas las dentaduras compuestas por dientes sanos. Cualquiera se lo pensaría dos veces antes visitar a su odontólogo si no existiese el implante dental artificial, ¿eh?

¿Qué tipos de carillas dentales existen?

Seguramente alguna vez te has preguntado por qué los famosos lucen unas sonrisas tan perfectas. No es que nacer con una dentadura impecable sea una característica imprescindible para ser actor, cantante o presentador de televisión. Probablemente se han puesto carillas dentales.

A diferencia de los implantes dentales que se usan para sustituir dientes ausentes, las carillas dentales sirven para mejorar la estética dental. Con las carillas se puede cambiar la forma y el color de los dientes sin dañar la estructura del diente porque se adhieren sobre el esmalte sobre su parte frontal. Existen dos tipos de carillas: las carillas de composite y las carillas de porcelana.

Las carillas de composite, de menor coste y colocación rápida, están indicadas para corregir problemas estéticos leves. Su funcionamiento consiste en la aplicación de capas de una resina acrílica que se va endureciendo y que se moldean hasta adquirir la forma que se desea. Su vida útil es menor, pueden cambiar de color con el tiempo y es posible que sufran fracturas.

Las carillas de porcelana, en cambio, están compuestas de cerámica de vidrio y se fabrican a medida en el laboratorio a partir de un modelo tomado en la clínica dental. Como el odontólogo las realiza en función de cada paciente y porque tienen un color más natural parecido al esmalte de los dientes, se consigue una estética muy natural. Duran más que el propio esmalte y son más resistentes a las manchas de café, té o tabaco.

Los dentistas recomiendan estas últimas, puesto que las carillas de porcelana tienen una vida útil más elevada y proporcionan un aspecto más natural. Acude a tu centro dental para informarte sobre esta técnica de odontología.

Cuidar los dientes de un bebé

¿A partir de que edad se debe empezar a cuidar los dientes de un bebé?

La respuesta a esta pregunta debería servir de aviso a futuros padres: DESDE YA. Y es que la salud dental de los padres es fundamental para no amenazar la salud del bebé, ya que este podría recibir un contagio de las bacterias de los padres.

Para entenderlo debemos pensar en las caries como una infección bacteriana que puede ser transmitida fácilmente a la boca del bebé. Si estas bacterias llegan a su boca se contagiará y será más propenso a sufrir caries.

Si queremos evitarlo es muy aconsejable mantener una dieta baja en azúcares, cuidar al máximo la higiene dental y evitar compartir con el bebé utensilios tales como cepillos de dientes, vasos o cucharas. Debemos evitar limpiar el chupete del bebé con la saliva cuando se ha ensuciado o enfriar la comida soplando directamente sobre la cuchara del bebe.

Durante el primer año de vida es recomendable evitar que el bebé reciba besos en la boca o que las mascotas puedan lamer su cara o boca.

Si tienes dudas sobre como mantener la salud de tu bebé pide cita en nuestra clínica dental y un dentista podrá resolver todas tus dudas.

La historia del hilo dental

Aunque muchas veces, cuando vuestro dentista os recomienda el uso del hilo dental o seda dental penséis en él como un producto moderno, la verdad es que se trata de un invento antiguo, del que se han hallado restos en dientes humanos de hace miles de años.

Sin embargo, no es hasta 1815 que reconocemos al inventor del hilo dental tal y como hoy lo conocemos, fue el americano Levi Sper Parmly. Este dentista recomendaba a sus pacientes limpiarse los dientes con hilo de seda.

Su uso no se generalizó hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando el Dr. Charles C. Bass desarrolló el hilo de nylon, mucho más barato y resistente que el de seda.

Hoy en día, dentistas de todo el mundo recomiendan el uso del hilo dental para eliminar posibles restos de alimentos,junto con el cepillado diaro y el uso de enjuague bucal. Aunque el cepillado de dientes esté más extendido, no deberíamos pensar en el uso del hilo dental como algo optativo o secundario, sino que debería ser complementario.

¿Cómo se usa el hilo dental?

  • Cortar aproximadamente 40 cm de hilo dental y enrollar en los dedos medios de ambas manos.
  • Sujetar el hilo dental con los dedos índice y pulgar, dejando unos 6 cm de hilo dental entre ambas manos.
  • Deslizarlo suavemente entre los dientes, manteniéndolo en tensión.
  • Frotar con el hilo dental el borde del diente de arriba hacia abajo, eliminando la placa bacteriana y restos de alimentos.
  • Debemos acercarnos a la linea de las encías y bajar todo lo que estas nos permitan.
  • Debemos usar el hilo dental una o dos veces al día, si es posible debemos hacerlo sobre todo antes de dormir.