Cómo evitar la aparición del sarro

Aunque ya os explicamos brevemente lo que era el sarro en el artículo sobre la placa bacteriana, hemos querido profundizar en el tema dado que se trata de una de las consultas más frecuentes en odontología. El sarro dental se produce por la mineralización de la placa bacteriana, al acumularse sales de calcio y fósforo debajo de las encías o en el borde. La falta de higiene bucal es una de las principales causas de la aparición de sarro, que se adhiere al esmalte de los dientes y forma una costra. También se conoce como cálculo dental o tártaro.

El sarro es fácilmente visible, puesto que suele presentar un color amarillento o incluso marrón y debemos evitarlo por todo los medios, pues puede llegar a provocar la inflamación y el sangrado de las encías, mal aliento o incluso la pérdida de piezas dentales. Una vez que ha aparecido, la única forma de eliminarlo es acudiendo a nuestro centro dental para que nuestro odontólogo nos practique una limpieza, a veces con ultrasonidos e instrumentos odontológicos especiales, denominada tartrectomía.

Además, es muy importante tener el cálculo dental bajo control, pues puede ser consecuencia de complicaciones más graves, como son la gingivitis y la periodontitis.

Estos son algunos consejos que debemos tener en cuenta para evitar o retrasar la aparición del sarro: