El esmalte dental

Pregúntale a tu dentista: ¿Sabías que el esmalte es el tejido más duro del cuerpo humano?

El esmalte dental, también llamado tejido adamantinado, posee una gran dureza proporcionada por su compuesto principal, la Hidroxiapatita, el mineral más duro del cuerpo humano y que encontramos también en los huesos.

El esmalte constituye la capa más externa que recubre la corona de los dientes, situándose por encima de la dentina. El espesor del esmalte varía dependiendo de la parte del diente, alcanzando su máximo espesor en la cúspide donde, según la pieza dental, puede variar de 2 a 3 mm.

El color del esmalte suele ser de color blanco traslúcido o gris azulado, y es que el color que percibimos en nuestros dientes está dado por la dentina, que se trasluce a través del esmalte.

Os hemos presentado el esmalte como un material muy duro y resistente, pero los dentistas tenémos uno de nuestros objetivos en su cuidado ya que la verdad es que puede resultar muy frágil cuando no recibe los cuidados adecuados. El esmalte no crece ni se puede reparar, y está indefenso ante las agresiones externas por lo que nuestra higiene y cuidado dental es básico para no perderlo.

Recuerda pedir cita con tu dentista al menos una vez al año y no dejar pasar el tiempo si percibes cualquier daño en tu esmalte, es importante atajar los problemas dentales a tiempo para evitar daños mayores. Tu esmalte te lo agradecerá.