El flúor

Se trata de uno de los elementos más cuantiosos sobre la faz de la Tierra y es un ingrediente indispensable en gran parte de las pastas dentífricas que utilizamos. Podemos encontrarlo de forma habitual en la naturaleza, tanto en plantas y animales como en muchos alimentos. No sólo a nuestros dentistas ni estrictamente en el ámbito de laodontología, oímos hablar del flúor casi a diario, pero ¿sabemos realmente cómo actúa y por qué resulta beneficioso para nuestra salud dental?

Sus efectos positivos se hicieron notorios cuando comenzó a comprobarse que los habitantes de las zonas en las que el agua contenía flúor presentaban un porcentaje muchísimo menor de caries que en otras poblaciones. El flúor evita la adherencia de bacterias al pegarse al calcio del diente, lo que hace más dificultosa la fermentación bacteriana de los azúcares y modifica la estructura del esmalte dental, aportándole mayor dureza y mejor defensa ante los ácidos.

 

¿Cómo trabaja el flúor?

Tras la ingesta de alimentos, se producen ácidos que provocan la desmineralización y es durante estos procesos que se desarrollan en la boca de forma natural cuando el flúor realiza su función.

Si el flúor está presente en la remineralización, los minerales depositados tienen una dureza mayor, lo que permitirá evitar la disolución del calcio y el fósforo que se encuentra debajo de la superficie dental y que se produce en la fase de desmineralización.

Evitando los excesos

Sin embargo, como todo, el flúor en exceso también puede resultar perjudicial. A partir de los años 50 muchos países decidieron incorporar flúor a las aguas de consumo humano, pero algunos científicos cuestionan que resulte eficaz como método preventivo considerando que funciona únicamente cuando ya hay caries y no existe unanimidad sobre la dosis mínima segura.

Demasiado flúor podría causarnos “flúorosis”, lo que debilita el esmalte y provoca consecuentemente la aparición de más caries, además de debilitar nuestros huesos e incluso llegar a producir la aparición de manchas o decolorar los dientes para siempre. En caso de presentar alguno de estos síntomas, deberemos acudir a nuestro centro dentalpara que sea un dentista quien nos proponga la solución más adecuada.