El sarro y la placa bacteriana

¿Qué es la placa bacteriana?

Para explicar qué es la placa bacteriana, un dentista debe partir de la idea de que la boca, al igual que otros organos como el intestino, es una cavidad séptica, es decir que en ella viven distintas bacterias.

Las bacterias de la boca están adaptadas al medio en el que viven. Así, para evitar que la saliva y los alimentos las arrastren producen una sustancia pegajosa con la que se adhieren a las superficies de la boca, ya sean dientes, la lengua o las prótesis dentales que llevemos.

Eliminar la placa bacteriana

En la boca existen bacterias que no nos perjudican, pero hay otras que sí. Estas últimas son las responsables de todas las enfermedades que podemos sufrir en los dientes y encías y que tratan los odontólogos. Es así que nuestra salud dependerá en gran medida de que eliminemos periódicamente esta placa bacteriana utilizando el cepillo de dientes.

Al estar pegada, la placa solo se puede retirar de forma mecánica, no es posible hacerlo a través de ninguna sustancia química. Los enjuagues solos no bastan.

El cepillo funciona como una escoba que barre la placa retirando de nuestros dientes estas bacterias. Los lugares más peligrosos serán siempre los rincones y recovecos de los dientes, ya que las superficies planas y más accesibles muchas veces se limpian solas gracias a la acción de los labios, la lengua o incluso los alimentos.

Los rincones más delicados, por tanto, serán aquellos que tenemos entre diente y diente y a los que solo se puede llegar a través del hilo dental. Los rebordes de las encías también constituyen una zona compleja.

Es por estas racones que es importante que el dentista enseñe la correcta técnica de cepillado a los pacientes y que los resultados sean controlados periódicamente en una clínica dental por el propio dentista o por un higienista dental.

¿Qué es el sarro?

Cuando la placa dental se calcifica se convierte en lo que llamamos sarro. Se trata de una especie de cemento duro que cubre los dientes y que se produce especialmente en el margen de las encías. Para poder eliminarla es necesario acudir a la clínica dental y recurrir al dentista o al higienista dental.