Funciones de los dientes: cortar, desgarrar o triturar

En la boca de un adulto un dentista puede encontrarse con cuatro tipos de piezas dentales: incisivos, caninos, premolares y molares. Se trata de piezas dentales que se distinguen tanto por su tamaño como por su forma y, por supuesto, por su función.

Las primeras piezas dentales en entrar en juego son los incisivos, se trata de las “paletas” de toda la vida y se encuentran en la parte más exterior de la boca. Su función es la de cortar los alimentos que ingerimos, es por este motivo que tienen esa forma. Gracias a estas piezas dentales podemos cortar alimentos blandos como frutas o verduras.

En caso de que estemos comiendo carne u otro tipo de alimento más consistente seguramente necesitemos la ayuda de los caninos. Estas piezas dentales son las herederas de los “colmillos” de otros animales y tienen la función de desgarrar la carne que ingerimos, motivo por el cual tienen esa forma de “cuchillo” afilado.

Tras los caninos nos encontramos con los premolares y, tras estos, los molares. Se trata de piezas dentales más grandes y habitualmente menos afiladas que las anteriores. La función de los molares y premolares es la de mascar o masticar los alimentos hasta convertirlos en un “puré” suficientemente desmigado como para continuar con el proceso digestivo.

Como podéis ver cada una de nuestras piezas dentales cuenta con su propia función y es importante para una correcta masticación. No hace falta que os digamos que acudir a nuestra clínica dental de forma periódica es la mejor manera de mantener vuestra dentadura sana y completa. Y es que todos vuestros dientes son indispensables, os lo dice vuestro dentista.