La halitosis: causas y consejos para dejar de padecerla

La halitosis, conocida comúnmente como “mal aliento” es un padecimiento de lo más molesto, tanto para quien lo sufre como para los que están a su alrededor.

Aunque no siempre se produce por causas bucodentales, en la mayor parte de los casos sí, y es entonces cuando nuestro dentista o centro dental de confianza podrán echarnos una mano para poner fin a esta situación.  Es frecuente que el problema tenga su origen en la boca, ya sea en los dientes, las encías o incluso en la lengua, generalmente al acumularse cantidades considerables de bacterias en ellos, lo que se agrava cuanto más tiempo transcurra.

No cabe duda de que en ciertos períodos concretos del día, como por ejemplo al levantarnos por la mañana o después de haber dormido durante un tiempo, la halitosis puede considerarse normal, pues al producir menor cantidad de saliva se incrementa la placa bacteriana en donde se depositan las bacterias.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

En los casos en los que la dolencia tiene su origen en cuestiones dentales en sencillo en muchas ocasiones hacer desaparecer el problema, a menudo suele bastar con seguir un tratamiento de higiene adecuado que nos permita eliminar la acumulación bacteriana, en Araújo Dental podemos asesorarte al respecto. Es recomendable visitar al odontólogo para que nos practique una exploración de la cavidad oral, todas las piezas dentarias y las encías.

Cepillarnos los dientes a diario (y hacerlo correctamente) es básico para combatir el mal aliento, además, es recomendable la utilización de colutorios, hilo dental o incluso cepillos interproximales, que puede ayudarnos a eliminar la suciedad en lugares a los que no llegamos con el cepillo normal

Algunos hábitos alimentarios pueden contribuir también a la reducción de la halitosis, como por ejemplo beber abundante agua o evitar sustancias como el alcohol o el café y alimentos como la cebolla, el ajo y el perejil.