La historia de la ortodoncia (1) – Los primeros pasos de la ortodoncia

La ortodoncia es una disciplina en la que cada día se introducen nuevas innovaciones. En contra de lo que muchos podrían creer, la ortodoncia no es una práctica reciente, sino que, aunque de forma muy rudimentaria, se viene llevando a cabo desde hace muchísimo tiempo. Hoy repasaremos los primeros pasos en la historia de la ortodoncia.

El origen de la ortodoncia

El reconocimiento de las malposiciones dentarias como dolencia se lo debemos al griego Hipócrates (460-377 a.C) que las incluyó en su sexto libro de las epidemias.

No nos debe extrañar que fueran los griegos quienes pusiesen su atención por primera vez en la posición de los dientes, a ellos les debemos el nombre de la disciplina. Ortodoncia viene de los vocablos griegos “orto”, que significa recto, y “odontos”, que significa diente.

Los primeros tratamientos de ortodoncia eran muy rudimentarios. Así Celso (25 a.C.-50 d.C.) en su obra medicina propone que “si cuando erupciona el diente permanente en un niño, el diente temporal no se ha caído, debemos quitarle este y empujar con el dedo el diente definitivo hasta que alcance su posición correcta”.

La técnica a la que se recurrió durante los siguientes siglos no era mucho más avanzada. Hasta el siglo XIX se siguieron los consejos de Plinio el anciano (23-79 d.C.) que en su obra Historia Natural recomendaba limar los dientes elongados hasta conseguir que se alineen de forma correcta.

Las innovaciones en ortodoncia tendrían que esperar siglos en llegar y lo harían de la mano del francés Pierre Fauchard, quien recogió en su libro “Tratamiento de las irregularidades dentarias” los primeros aparatos ortodóncicos con los que se buscaba mejorar la estética de los dientes. Es en ese momento (siglo XVIII) cuando se inicia la llamada ortodoncia clínica. Fauchard provió el uso de un elemento conocido como “la bandelette”, en cuyos principios se basan los aparatos de expansión que utilizamos hoy en día.

En 1803, el inglés Joseph Fox clasifica por primera vez los distintos tipos de maloclusión, y en 1814 publica su libro “Historia natural y enfermedad de los dientes humanos” donde da a conocer un aparato para corregir la mordida cruzada anterior. En este libro se habla por primera vez de la aparatología removible y de las cubetas modernas para la toma de impresiones.

Solo a partir de la obra de Joseph Fox comienza a consolidarse la ortodoncia como ciencia. Debemos pensar que hasta ese momento los tratamientos dentales eran realizados por barberos, no existía la especialización dental y los términos “ortodoncia” o “maloclusión” todavía no se conocían.