La influencia de la ortodoncia en el crecimiento facial

Araújo Centro Dental es una clínica dental en la que somos especialistas en odontopediatría y ortodoncia infantil, por lo que contamos con una gran experiencia en los tratamientos de ortodoncia con niños y el estudio, prevención y corrección de las irregularidades dentales durante los primeros años de vida.

Como afectan las irregularidades dentales al crecimiento facial del niño

Aunque el desarrollo del cuerpo viene predeterminado por las condiciones genéticas, hay ocasiones en las que un condicionante como el uso o la postura puede influir en su crecimiento, bien potenciándolo o bien atrofiándolo.

Esto sucede en el desarrollo de la cara del niño. Partamos de la base de que un niño debería crecer teniendo la boca cerrada la mayor parte del tiempo durante el día y sobre todo mientras duerme. Cuando no es así, la cara tiende a alargarse y estrecharse de forma progresiva alejándose de la imagen perfecta que le venía dispuesta por genética.

Si buscamos en los motivos que pueden llevar a un niño a tener la boca abierta podemos encontrar algunos como una respiración insuficiente o una masticación incómoda o asimétrica.

Cuando un niño no mastica bien, estará más cómodo con la boca abierta, lo mismo sucederá en caso de las caries o los dientes apiñados. Ante estas situaciones incomodas o incluso dolorosas el niño tenderá a evitar cerrar la boca.

Esta circunstancia puede contribuir al alargamiento facial y a agravar otros problemas dentales de la mandíbula inferior, provocando situaciones como la mordida abierta, cruzada o cubierta en las que la mordida es irregular.

Para evitar estas situaciones es necesario llevar a cabo una intervención temprana, tratando al niño con ortodoncia tan pronto como sea posible para evitar que los problemas tiendan a empeorar y su tratamiento sea más largo y complicado.

En nuestra clínica dental recomendamos que los niños empiecen a venir a partir de los cuatro años de edad, lo que nos permitirá detectar en una primera fase cualquier alteración en la masticación o en la posición de los dientes, evitando así que pueda alterarse el desarrollo de la cara del niño.