Ortodoncia invisible: perfecciona tu sonrisa sin que nadie se de cuenta

No todos tenemos la suerte de tener una sonrisa espectacular sin haber hecho nada para conseguirlo, de que nuestra mordida sea perfecta o de que nuestros dientes se encuentren totalmente alineados sin haber tenido que someternos a ningún tipo de tratamiento. La ortodoncia es la solución para todas aquellas personas que no tienen una dentadura perfecta y desean poder sonreír sin complejos.

No es una cuestión de edad, aunque lamentablemente a medida que pasan los años pensamos que aunque nos gustaría mejorar nuestra estética dental, ya no estamos a tiempo de hacerlo. Y es una lástima, pues los avances en el campo de la ortodoncia se han ido produciendo a un ritmo vertiginoso llegando a hacer posible que aunque la llevemos, sea prácticamente imperceptible para las personas que nos rodean. Se trata de la ortodoncia invisible, una nueva metodología que nos permite corregir de forma discreta los defectos de nuestros dientes. Los antiestéticos brackets metálicos quedaron atrás, para dejar paso a la ortodoncia estética, la ortodoncia lingual y los novedosos alineadores transparentes.

Los alineadores transparentes son una excelente opción para aquellas personas que por motivos laborales de imagen, o simplemente porque les da vergüenza hacerlo, descartan la posibilidad de someterse a un tratamiento de ortodoncia tradicional.

Se trata de una especie de fundas transparentes elaboradas en policarbonato que se adaptan exactamente a la forma de nuestros dientes, por lo que además de su práctica invisibilidad ante los ojos de los demás, presentan la ventaja de que permiten evitar las características llagas producidas por el molesto roce de los brackets en otro tipo tratamientos de ortodoncia.

Los alineadores suelen intercambiarse cada dos semanas aproximadamente, lo que provoca la corrección gradual de la posición de nuestros dientes. Además son removibles, es decir, que podemos quitárnoslos para comer y volver a ponérnoslos una vez hayamos terminado, impidiendo la acumulación de restos de alimentos y, consecuentemente disminuyendo la probabilidad de aparición de caries.

Este tipo de ortodoncia no se puede utilizar en todos los casos, por lo que es necesario consultarlo primero con el ortodoncista. Acude a tu centro dental, valora las opciones posibles y no renuncies a tu sonrisa.