ORTODONCIA, ¿QUÉ ES Y QUÉ TIPOS HAY?

Ortodoncia-Araujo-SmartDental.jpg

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que trata de corregir el alineamiento dental además de disfunciones que afectan a la función de las estructuras dentomaxilofaciales.

Previene y corrige la forma de las arcadas dentarias, posición de los maxilares, función de la boca y de la cara, mejorando la estética facial.

Todas estas mejoras tienen un impacto sobre el aspecto físico de la persona.

Pero tener los dientes mal alineados no es sólo una cuestión estética sino que hay otros problemas que derivan de ello como, por ejemplo, dolores en la mandíbula y cuello, cefaleas, desgaste anómalo en piezas dentarias, enfermedades periodontales y las caries.

El tratamiento correctivo está dirigido principalmente a corregir una maloclusión consolidada. Para este tipo de tratamiento se utilizan principalmente tres tipos de aparatos:

Aparatos funcionales

Cuando hablamos de aparato funcional nos referimos a una variedad de aparatos removibles diseñados para alterar la posición de los distintos grupos de músculos que influyen sobre la función y la posición de la mandíbula para aumentar su longitud.

Los aparatos funcionales cambian y transforman la dirección e intensidad de las fuerzas musculares y producen desplazamientos dentarios.

Los efectos de estos aparatos son la inclinación de los dientes y los cambios en el hueso que soporta los dientes.

Aparatos removibles

Son los aparatos que el paciente se puede quitar para limpiarlos, pero cuando se los coloca van firmemente sujetos a los dientes.

Van aplicando presiones controladas sobre los dientes que se desean desplazar mediante la acción de elementos mecánicos activos, como resortes, arcos, tornillos, etc. Son fuerzas en su totalidad, artificiales o mecánicas, y actúan directamente desplazando los dientes, sin tener nada en común con las fuerzas creadas por la acción de los músculos, que participan en las funciones de masticación, deglución y fonación entre otras.

Los aparatos removibles(placas), son muy útiles para la expansión de los maxilares, sobre todo del superior, en especial para la corrección de “mordidas cruzadas” y apiñamiento leve, así como para movimientos dentarios muy específicos.

Aparatos fijos (brackets)

Es una ortodoncia formada por la combinación de brackets, elementos metálicos o cerámicos pegados a los dientes y de arcos de metal que los atraviesan. Tienen capacidad para desplazar de forma individual todos y cada uno de los dientes en cualquier dirección, lo que no sucede con los demás aparatos.

Para conseguir resultados precisos, los aparatos fijos necesitan de una meticulosa técnica mediante la colocación precisa de bandas y brackets cementados sobre todos y cada uno de los dientes, así como de una serie de sofisticados arcos para lograr los desplazamientos necesarios.

Los brackets pueden ser visibles, como los metálicos, o estéticos como los de cerámica que son translúcidos o transparentes y se pegan a la superficie exterior de los dientes tomando su color.

Desde niños es posible ir corrigiendo estos problemas y prevenir cuando la malformación es leve. Los cambios en los niños son más rápidos y con pequeñas intervenciones en una edad temprana podemos conseguir una mordida perfecta y una dentadura saludable. Pero la ortodoncia ha ido evolucionando en los últimos años y ha pasado de ser un tratamiento principalmente dirigido a los niños a ser cada vez más los adultos que deciden solucionar su problema con la colocación de un aparato dental.

A veces pensamos que ya hemos llegado demasiado tarde para someternos a un tratamiento de este tipo. Sin embargo, nunca es tarde para intentar tener una dentadura sana.

Muchos adultos se someten a estas terapias por una cuestión puramente estética, ya que debemos tener en cuenta que nuestro aspecto físico es nuestra primera carta de presentación y uno de los aspectos que más resalta es nuestra sonrisa.