Superar el miedo al dentista

El miedo al dentista, conocido como odontofobia en sus casos más extremos, es una patología muy habitual. Según la OMS el miedo al dentista lo puede sufrir hasta un 18% de la población mundial y puede ser causa de verdaderas complicaciones en la salud bucodental del paciente.

Cuando un paciente tiene temor al dentista suele aplazar sus visitas a la clínica dental ignorando la posibilidad de padecer problemas odontológicos y aplazando su cita con el odontólogo hasta que quizás es demasiado tarde.

Es por esto que se trata por lo general de pacientes con una salud bucodental muy deteriorada y que solo acuden al dentista cuando afrontan una situación de gran dolor o pérdida de piezas dentales.

Las causas del miedo al dentista

Habitualmente las causas del miedo al dentista las solemos encontrar en experiencias vividas durante la infancia o adolescencia del paciente. Generalmente estas malas experiencias suelen deberse a problemas de comunicación con el odontólogo más que a un mal tratamiento por parte del mismo. Esta fobia al dentista se suele ver incrementada por la sensación de indefensión que le produce al paciente el sillón del dentista y la ansiedad provocada por no saber qué va a pasar.

Este miedo al dentista se complica cuando los pacientes dejan de visitar la clínica dental y empiezan a ver como sus dientes se van deteriorando poco a poco. Esto da lugar a sentimientos de culpa por no haber consultado a un dentista antes y de inferioridad por no contar con una boca sana y una sonrisa estética.

De este modo, los pacientes tienden a sentir miedo de lo que pueda pensar o decirles el odontólogo cuando asistan a la clínica dental y suelen encontrar en ello una razón más para no acudir a su cita con el dentista.

Las consecuencias del miedo a la clínica dental

Es vital mantener una periodicidad adecuada en las visitas al dentista, aplazar las consultas dentales aumenta el riesgo de que se agraven los problemas odontológicos. Sin embargo, la mayoría de las personas que padecenmiedo al dentista tienden a esperar a que el problema llegue al límite antes de consultar a su dentista. Algunos prefieren incluso ignorar el propio dolor dental o incluso automedicarse.

Al no tratar nuestros dientes los problemas aumentan: las caries prosperan y destruyen nuestros dientes, el sarro se acumula provocando gengivitis y los dientes terminan por romperse y caer. Esta situación provoca de inmediato consecuencias psicológicas para el paciente que empezará a sentir vergüenza de hablar en público, sonreir, comer…

Más que ayudarlos a tomar la decisión de acudir al dentista, esta situación provoca que teman las posibles represarias o comentarios del dentista cuando acudan a la clínica, se trata del “qué dirán”, y contribuye a retroalimentar la situación.

Solo si el paciente y sus allegados consiguen romper este círculo vicioso podremos ayudarlos a superar estos problemas dentales.

Superar la fobia al dentista

Superar el miedo al dentista es posible, y el primer paso es confiar en un odontólogo profesional y que nos transmita confianza. Una vez que veamos a nuestro dentista como una persona que está ahí para ayudarnos, podremos empezar a visitar la clínica dental sin padecer ese miedo.

Estos son algunos de los consejos que recomendamos para superar la fobia al dentista:

  • Descansa antes de la cita, intenta dormir bien la noche anterior e intenta relajarte en los momentos previos a tu consulta dental. Prueba a entretenerte escuchando música o viendo una película, esto te ayudará a no pensar en tu cita con el dentista.
  • Pregunta a tu dentista todas las dudas que tengas. Una manera de superar la sensación de indefensión es intentar ser consciente en todo momento de qué es lo que está haciendo el dentista y cómo te va a ayudar su trabajo. De este modo entenderemos que el odontólogo solo busca ayudarnos a recuperar nuestra salud dental.
  • Acuerda unos códigos basicos con tu dentista. Acordar unas señas básicas con tu odontólogo te ayudará a sentirte en control de la situación, nos referimos a cosas como levantar la mano cuando queramos que el dentista nos permita descansar o cuando queramos parar por cualquier motivo.
  • Recuerda que las visitas al dentista son buenas y necesarias para ti. Solo visitando la clínica dental podremos atajar los problemas a tiempo y evitar que las patologías dentales se compliquen y constituyan un problema mayor para el paciente.

Los dentistas estamos para ayudar. Si tienes algún familiar o amigo que crees que pueda padecer miedo al dentista no dudes en contactar con nosotros y nos pondremos a tu disposición para intentar solucionar este problema.