periodontal

MI BOCA HA CAMBIADO 100 %

Hoy traemos a nuestro blog de casos de pacientes recientes que acudieron a nuestra consulta con distintos problemas en su boca. Son dos casos claros de un antes y un después de haber recibido tratamiento dental de calidad. La odontología actual consigue resultados sorprendentes. Y para muestra un botón.  

En ambos casos, tras la primera visita y después de realizar un estudio completo de su boca para evaluar todos los problemas que presentaba, realizamos un plan de tratamiento integral con el objetivo de restaurar la salud, estética y función perdidas a lo largo de los años.  

La primera paciente acudió a nuestra consulta porque había perdido muchas piezas dentales y le habían  fracasado tratamientos antiguos.  

Tras un periodo de tiempo largo descuidando su salud oral, se armó de valor y se presentó en nuestra consulta para recuperar el aspecto que tenía su boca años atrás.  

Por nuestra parte, pusimos en práctica un tratamiento multidisciplinar que comenzó por ocuparnos del estado de sus encías (tratamiento periodontal) para después centrarnos en sanear sus dientes fracturados y con caries (tratamiento conservador).  

Tras esa primera fase, decidimos realizar una rehabilitación con coronas y recuperar la estética de su boca restituyendo las piezas perdidas para que pudiera volver a masticar de forma correcta. 

El cambio ha sido notable, como podéis comprobar, y la paciente quedó realmente satisfecha recuperando la confianza en los profesionales de la odontología.  

Salud-Bucal_1.jpg

El punto de partida del segundo paciente que os mostramos es el de una persona que acudió a nuestra consulta por un problema de bruxismo que llevaba años provocándole desgastes severos en sus dientes.  

Para aquellos a los que el término no les suene, este se refiere al hábito que presenta una persona porque aprieta los dientes con mucha fuerza o los hace rechinar, deslizando o frotando los dientes de atrás hacia adelante, uno sobre el otro.  

Y es que las personas pueden apretar y rechinar los dientes inconscientemente, cosa que puede suceder durante el día y la noche, pero el bruxismo durante el sueño a menudo es el mayor problema ya que es más difícil de controlar.  

Existe desacuerdo sobre sus causas. El estrés diario puede ser el desencadenante en la mayor parte de los casos, pero también es cierto que algunas personas probablemente aprietan sus dientes y nunca tienen síntomas. 

Los factores que influyen varían entre individuos y pueden ser tan diversos como el estrés, la mala posición de los dientes, malas posturas, dieta, hábitos al dormir… 

En la mayoría de los casos las dos estructuras que más sufren son los dientes y la articulación temporomandibular. La buena noticia es que casi siempre el problema se frena haciendo uso de una férula de descarga que ayuda a no seguir “comiéndonos” los dientes y además protege nuestra articulación. 

Salud-Bucal-2.jpg

Volviendo al paciente, su tratamiento se inició con un estudio completo para mostrarle cómo el desgaste en los dientes le había provocado una disminución del tercio inferior de la cara.  

¿Cómo actuamos? Pues tras devolverle el tamaño inicial a sus dientes para recuperar su mordida correcta., le diseñamos una férula de descarga. Porque aunque, como odontólogos no podamos solucionar las causas de su problema de bruxismo, sí podemos paliar sus consecuencias. Y ahí tenéis el resultado.  

GINGIVITIS: CUANDO LAS ENCÍAS SANGRAN

Dentista Araújo Smartdental

Tener las encías inflamadas es una de las causas más comunes para acudir a una consulta odontológica. Las molestias, el sangrado o la inflamación son algunos de los problemas que afectan al soporte de nuestras piezas dentales.

Cuando esto ocurre el dentista diagnostica un problema de gingivitis causado por bacterias o por acumulación de sarro al que hay que plantar cara por el bien de nuestra salud bucodental.

La gingivitis no es un tema de difícil solución, es más, el 90% de los españoles han sufrido o sufrirán algún episodio de este tipo en su vida.

Lo grave es cuando no se trata, la enfermedad progresa y se forman bolsas periodontales.

Entonces la cosa se pone seria porque los daños pueden afectar a la estructura ósea o a los tejidos que sostienen nuestros dientes de forma irreversible. Llegados a este punto, hay que hablar de periodontitis y esas son palabras mayores porque existe infección activa y pérdida de hueso.

La realización de una limpieza profunda mediante un curetaje o incluso algún tipo de cirugía periodontal es necesaria para eliminar esa placa que se adhiere a las piezas de nuestra boca cuando la cosa se ha complicado.

Para ello, lo aconsejable es ponerse en manos de un dentista especializado en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedad periodontal, llamado periodontista, porque la pérdida de hueso no se recupera de forma natural y hay que recurrir a técnicas avanzadas en periodoncia y regeneración  para aumentar nuestra disponibilidad ósea.

Soluciones las hay pero, como nunca nos cansaremos de repetir, siempre es mejor prevenir.

Seis reglas para mantener tus encías sanas

  • Acudir periódicamente a revisión con tu dentista de confianza cada 6 meses.

  • Mantener una higiene adecuada: cepillarse 3 veces al día, usar seda dental, raspador lingual, pudiendo hacer uso de un enjuague libre de alcohol como complemento.

  • Seguir una dieta rica y variada y reducir la ingesta de azúcares, evitando picar entre horas si no hay posibilidad de un cepillado posterior.

  • Evitar refrescos y dulces industriales, sustituyéndolos por fruta.

  • Regular o eliminar el consumo de alcohol y tabaco.

  • La detección precoz es fundamental. Ojo si tus encías están enrojecidas, sangran durante el cepillado o notas un dolor agudo frente a ciertos estímulos. El mensaje es claro y la solución está en tus manos.