Implantes

Los dientes de oro

Debido a su alta consideración como metal precioso, el oro fue uno de los primeros metales utilizados para empastar caries o reponer los dientes caídos. Además del prestigio que estos otorgaban en algunas culturas, la verdad es que el oro ofrecía ciertas ventajas para dentista y paciente:

  • Se trata de un metal maleable, que se puede adaptar a cualquier forma que queramos darle.
  • No produce alergias.
  • No se oxida.
  • Tiene estabilidad térmica, es decir, no se dilata ni se contrae ante cambios bruscos de temperatura con lo que siempre quedaría daptado al diente.

Por esto y por lo fácil que resultaba de utilizar el oro se usó durante muchos años en odontología.

Sin embargo, con el tiempo, el cambios de modas y las innovaciones en odontología, el oro ha ido quedando relegado a un segundo plano cayendo en desuso en las clínicas dentales. Además del descubrimiento de nuevos materiales, algunas de sus desventajas han provocado que los dentistas dejen de utilizarlo:

  • Es caro. El precio del oro ha ido subiendo continuamente, por lo que su uso en odontología resulta extremadamente costoso.
  • Estéticamente ha dejado de considerarse como una muestra de prestigio o elegancia.
  • Requiere mucho más tiempo de trabajo por parte del dentista, lo que aumenta el coste y el tiempo invertidospor el paciente.
  • Resulta más complejo y dificulta el trabajo del odontólogo.

A pesar de estas razones, todavía a día de hoy nos encontramos de vez en cuando con dientes de este tipo.