Movilidad dental: Grados

La movilidad dental

Aunque parezca que los dientes están duros como piedras sujetos al hueso, lo cierto es que están unidos al hueso por un ligamento, el ligamento periodontal, que actúa como un muelle y permitiendo cierto grado de movilidad y amortiguar las fuerzas que se realizan durante la masticación. 

 

Tipos de movilidad dental

Movilidad fisiológica y movilidad patológica 

Por una parte, existe la movilidad fisiológica (normal) del diente y otra muy distinta la movilidad patológica. Esta movilidad es multifactorial, por lo que vamos a intentar simplificarla para su mejor entendimiento.

Vamos a imaginarnos el diente como un palo clavado en la arena. En condiciones normales, este palo tiene más superficie debajo de la arena (raíz) que de parte visible (corona). En nuestro ejemplo, la enfermedad periodontal va quitando arena alrededor del palo, llevando a perder inserción y como consecuencia apareciendo la movilidad. Además, entramos en un círculo vicioso ya que, si quisiéramos sacar ese palo de la arena. ¿Qué haríamos? cuanto más lo movamos, más se mueve. De todas formas, en la enfermedad periodontal, la movilidad dentaria patológica es una señal tardía, que aparece cuando ya existen pérdidas considerables de los tejidos de soporte. Por tanto, es importante hacer revisiones periódicas. Factores externos como el tabaco o enfermedades como la diabetes pueden favorecer o acelerar la evolución de la enfermedad periodontal.

 

cómo reducir la movilidad dental

Por otro lado, aún teniendo el palo bien clavado en la arena, si éste recibe un golpe fuerte, o le colgamos un peso que no es capaz de soportar, también empezara a moverse. Llevado a la boca, un diente que periodontalmente esté sano puede empezar a moverse por una carga excesiva. Este sería el caso de una persona que ha perdido múltiples dientes que provocan sobrecargas en los dientes restantes o mismo un diente, que choca antes de tiempo. A esta movilidad la conocemos como frémito. Otro factor de sobrecarga puede ser el bruxismo, no teniendo por qué ser conscientes de ello. Por el mismo mecanismo funcionan los traumatismos pueden provocar movilidad, o incluso la pérdida del diente.

 

Movilidad voluntaria

también tenemos una movilidad “voluntaria”, como la producida durante la ortodoncia, y no nos referimos al hecho de mover el diente de una posición a otra, sino al movimiento que podemos notar en el diente (sensación de que está flojo) durante el proceso.

 

Movilidad dental: Grados

A nivel clínico, clasificamos la movilidad dental en grados, para poder tener un control en la evolución. Son los siguientes:

  • Grado 0. No existe movimiento (movimiento fisiológico) 
  • Grado 1. Tenemos un movimiento horizontalpatológico del diente de 0,2 a 1 milí 
  • Grado 2. El movimiento horizontal del dientes es mayor de 1 milí
  • Grado 3. Hay desplazamiento horizontal y vertical del diente.

 

Problemática asociada a la movilidad dentaria

Las enfermedades de las encías limitan la masticación y alteran la estética. Si no se tratan para reducir la movilidad dental y se mantiene con revisiones periódicas, provocarán la perdida de dientes.

También está demostrado científicamente que la infección periodontal incrementa el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, complica el control de la glucemia en pacientes diabéticos, favorece enfermedades pulmonares y complicaciones durante el embarazo.

 

Reducir la movilidad dental asociada a la periodoncia

Después de realizar un estudio periodontal, el odontólogo discutirá con usted el grado de afectación y el tratamiento especifico a cada caso (cuidados en casa, tratamiento no quirúrgico, tratamiento quirúrgico) En algunos casos es necesario extraer algunos dientes como parte del tratamiento para reducir la movilidad dental.

El tratamiento no quirúrgico para reducir la movilidad dental consiste en realizar una limpieza en profundidad de las encías. Consiste básicamente en la eliminación de la placa y el sarro llegando al fondo de las lesiones.

El tratamiento quirúrgico es necesario en casos de bolsillos periodontales grandes en los que no es posible limpiar las zonas mas profundas. Con ello se reduce el tamaño de las bolsas, apareciendo en muchos casos recesiones y triángulos vacíos entre los dientes.

 

Mantenimiento en la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es un proceso crónico. Por eso es fundamental un cuidado y atención permanente. Mantenga visitas regulares a la clínica dental (el tiempo de visitas se ajusta a cada caso) al igual que una buena técnica de higiene en casa. Combinando ambos esfuerzos (el suyo y el del dentista) podrá mantener sus encías sanas y reducir la movilidad dental indefinidamente.

 

movilidad dental en periodoncia

Otras causas de movilidad dentaria

Las bacterias de la boca guardan especial relación con otros sistemas como el sistema cardiovascular, sistema respiratorio… Esta demostrado que las bacterias de la boca pueden viajar a través de la sangre incrementando el riesgo de endocarditis. También estas bacterias pueden ser aspiradas y reproducirse en los pulmones, pudiendo producir infecciones.

En el caso de las mujeres embarazadas, las alteraciones hormonales favorecen la inflamación de las encías con todo lo que ello conlleva, por ello es bueno visitar al dentista al menos 2 veces durante el embarazo.

Otro ejemplo es la diabetes. Se sabe que la periodontitis es una complicación de los pacientes con diabetes debido a su mayor facilidad de infección y dificultad en la cicatrización.

 

Consejos para evitar la movilidad dental por periodontitis

  • Cepillar los dientes y encías después de cada comida.
  • Utilizar seda dental o cepillos interdentales.
  • Renovar el cepillo de dientes cada 3 meses.
  • Visitar al dentista al menos 2 veces al año.

 

Recuerda, una encía sana no debe sangrar. Si te surge cualquier pregunta no dudes en contactar con nosotros, estamos aquí para ayudarte.

Más noticias