George Washington y su dentadura de madera

Existe una leyenda bastante extendida que cuenta que George Washington perdió todos sus dientes todavía siendo joven y los sustituyó por una prótesis dental de madera.

Se trata de una verdad a medias, es cierto que Washington perdió casi todos sus dientes a lo largo de su vida, pero nunca llegó a utilizar ninguna prótesis dental de madera. Probablemente esta leyenda se deba al color que fueron tomando sus dientes debido al óxido de mercurio que tuvo que tomar al afrontar enfermedades como la viruela o la malaria.

Fueron estos tratamientos los que provocaron la continua pérdida de dientes de Washington, que perdió su primera pieza dental a los 22 años y que contaba ya con un solo diente el día que fue nombrado presidente.

Su vida estuvo plagada de problemas dentales y continuos dolores, que intento solucionar acudiendo hasta a nueve dentistas distintos que le fueron proponiendo distintos tipos de prótesis, todas incómodas y poco funcionales. No fue hasta que conoció a John Greenwood que encontró a su dentista definitivo. Greenwood elaboró para él una cuidada prótesis dental con dientes tallados en marfil de elefante y de hipopótamo y fijados en oro.

Tan valiosas eran estas prótesis dentales para Washington que hasta el día de su muerte fue enterrado con una de estas dentaduras postizas.

Más noticias

tengo la boca seca

Xerostomía: ¿por qué tengo la boca seca?

Hay una pregunta que escuchamos con frecuencia en la consulta: ¿por qué tengo la boca seca si bebo agua y me hidrato? La respuesta, en muchos casos, es la xerostomía. La xerostomía es la sequedad de la boca producida por

para qué sirve la saliva

¿Para qué sirve la saliva?

Todos la conocemos y la producimos, pero pocas personas saben para qué sirve la saliva. Ese líquido transparente que aparece en la boca, pero en el que no pensamos cuando hablamos sobre la boca. Lo cierto es que la saliva

cada cuánto cambiar el cepillo de dientes

¿Cada cuánto cambiar el cepillo de dientes?

Es una de las eternas preguntas que asaltan al ser humano: ¿cada cuánto cambiar el cepillo de dientes? De igual forma que sustituimos nuestros enseres de aseo personal periódicamente, hay que ser conscientes de que nuestro cepillo dental necesita ser