La conveniencia de las prótesis dentales removibles

prótesis removibles

Las prótesis removibles son, como su propio nombre indica, prótesis que se pueden quitar y poner. Son las coloquialmente llamadas dentaduras postizas.

Son los tratamientos dentales más antiguos, la primera prótesis de la que se tiene constancia la fabricaron los etruscos en el siglo IV a.C. Afortunadamente han ido evolucionando hasta la actualidad, incorporando nuevos materiales y protocolos de tecnología digital. Su objetivo principal es recuperar la función masticatoria, así como la estética facial.

Las prótesis removibles son la alternativa perfecta de tratamiento para los pacientes que por razones médicas, de disponibilidad ósea o presupuesto reducido, no pueden llevar un tratamiento de prótesis fija con implantes. En estos casos hay que valorar y poner en la balanza las ventajas de una prótesis fija frente a una removible cuando esas circunstancias quizás no sean las más favorables para llevar a cabo el tratamiento de implantes.

¿Qué tipos de prótesis tenemos?

No hay dos prótesis iguales. Será responsabilidad del dentista, tras estudiar el caso, diseñar la prótesis que mejor se adapte a las condiciones del paciente. No obstante podemos hacer la siguiente distinción:

Las prótesis enteramente de resina, a las que llamamos prótesis parciales removibles, ya sean completas cuando sustituyen todos los dientes o parciales. Estas últimas de elección, por ejemplo, en pacientes periodontales. La ventaja es que nos permitirán ir añadiendo dientes a medida que se van perdiendo.

Prótesis removible

Por otro lado, tenemos los esqueléticos, confeccionados con una estructura metálica con una serie de elementos de retención, como ganchos. Dan la sujeción a los dientes remanentes que quedan en la boca.

Ventajas e inconvenientes de las prótesis removibles

Como hemos mencionado previamente, la principal ventaja es que puede realizarse en pacientes que, por problemas médicos o de disposición ósea, no pueden recibir tratamientos fijos. A esto debemos añadirle el aspecto económico, ya que es la manera más barata de rehabilitar la función de los dientes perdidos.

Como es normal, tiene una serie de inconvenientes. La experiencia de tener prótesis removibles no puede compararse a la de los dientes naturales. Por muy bien adaptada que esté, no deja de ser una prótesis removible y por tanto se mueve.

Al fin y al cabo, se trata de un aparato extraño que metemos en la boca, al que deberemos adaptarnos, sabiendo que la forma y fuerza de masticar varía. También podemos notar cambios en la salivación, incluso la aparición de ciertas llagas o heridas durante los primeros días, muy parecidas a la rozadura que se produce en el talón al estrenar zapatos.

Es normal que, por estas razones, muchos portadores de estas prótesis opten por un tratamiento con implantes. La prótesis pasa a ser fija y el paciente se olvida de que la lleva, no tiene que quitársela y se evita situaciones incómodas.

Resumiendo, las prótesis removibles devuelven al paciente la estética y la función masticatoria y evitan los problemas causados por la falta de dientes. No obstante, no podemos compararlas con la dentición natural o con los tratamientos con prótesis fija. Sin embargo, ya sea por motivos médicos, óseos o económicos, la prótesis removible puede ser tu mejor opción.

Más noticias

ir al dentista en el embarazo

¿Por qué ir al dentista en el embarazo?

Si estás esperando un bebé, seguramente te hayas preguntado si debes ir al dentista en el embarazo. Durante la gestación, se producen náuseas y vómitos que son consecuencia de los cambios hormonales, pero en tu boca también se producen, exactamente